OSTELL

Es el complemento ideal para la valoración táctil. La decisión siempre será compleja. Conlleva varios parámetros clínicos clave y factores de riesgo (la mayoría de ellos relacionados con la estabilidad del implante). Las mediciones precisas de la estabilidad del implante, por lo tanto, proporcionan una idea valiosa de diagnóstico que ayuda a asegurar un tratamiento exitoso.

En el momento de la colocación, la estabilidad puede ser difícil de cuantificar objetivamente guiándose meramente por la percepción táctil. Las mediciones de torque son difíciles de repetir una vez que el implante ha empezado a integrarse y, por consiguiente, podría no ofrecer una base para comparaciones posteriores. El método de torque invasivo puede incluso dañar la cicatrización si se utiliza para monitorizar la oseointegración.

El medidor Osstell enfoca este dilema en una manera única. No solo mide y cuantifica la estabilidad primaria del implante con un acierto inigualable. Cada paciente de implantes es único y debe ser juzgado por sus propias características. Los factores que afectan el resultado de un implante son la edad del paciente, la densidad y volumen del hueso, así como el grado de oseointegración.

Como Osstell ayuda a decidir cuándo colocar el implante y evitar fallos en situaciones de alto riesgo, se convierte en un sistema de garantía de calidad para la clínica. La mayoría de los pacientes entiende instintivamente las mediciones de estabilidad, y cómo éstas establecen el momento de la colocación de un implante o cuándo esperar.