fbpx
bruxismo y férula descarga

Bruxismo y férula de descarga. En qué consiste y cómo se utiliza

Protege tus dientes de los efectos del bruxismo con una férula de descarga

¿En qué consiste y cómo se utiliza?. Bruxismo y férula de descarga

El bruxismo es una de las patologías dentales más comunes en la población. Solo en España, el 70 % de la población está afectada por esta patología.

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es el acto involuntario de apretar y/o rechinar los dientes. Aunque generalmente este acto lo realizamos de noche mientras dormimos, también se dan casos de bruxismo diurno.

Esta patología trae consecuencias negativas a la salud bucal y general de los pacientes, y aunque que no se erradica si podemos controlarla y detener el daño que ocasiona a nuestros dientes.

El origen del bruxismo

El bruxismo es una forma de reaccionar de nuestro organismo ante una situación que no podemos manejar de manera adecuada. En la mayoría de los casos, el origen de esta patología dental se debe al estrés y a la ansiedad que pueden generar en las personas situaciones complejas.

La incertidumbre laboral, una crisis económica, problemas familiares o de salud, hacen que liberemos tensiones de diferentes formas y una de ellas es a través de nuestros dientes, cuando apretamos o hacerlos rechinar.

Además del característico desgaste de los dientes, el bruxismo provoca otras consecuencias en los pacientes como dolor de mandíbula, cabeza, cuello y oídos. En los casos más severos, puede llegar a provocar trastornos en la articulación tempomandibular (ATM).

 

TRATAMIENTO RÁPIDO Y MUY EFICAZ: la férula de descarga

Si bien el bruxismo no se detiene de un día para el otro, hay un tratamiento rápido y muy eficaz que nos permitirá detener los efectos nocivos del bruxismo.

Este tratamiento dental consiste en confeccionar una FÉRULA DE DESCARGA, también conocida como Michigan, que impide que los dientes superiores e inferiores contacten, evitando así el desgaste patológico de los mismos.

  

¿Qué es una férula de descarga?

La férula de descarga o Michigan, es un dispositivo que se fabrica en un material duro y resistente que controla y evita el contacto de los dientes de arriba y abajo.

Es transparente y en la mayoría de los casos se coloca en los dientes superiores.

Este aparato dental se confecciona de forma individual y personalizada para cada paciente, y su uso es intransferible.

El profesional odontológico, especialista en bruxismo, es quién deberá prescribir el uso de la férula de descarga, según el estado en el que acude el paciente que padece bruxismo.

Recomendación: es muy importante que la férula de descarga sea prescripta por un dentista y fabricada en un laboratorio protésico y no comprada en plataformas de internet. De esta forma obtendremos todos los beneficios de este aparato dental.

 

¿Cómo se confecciona la férula de descarga?

Una vez diagnosticada la causa que provoca el bruxismo, se tomarán unos moldes de la arcada superior del paciente.

Con estos moldes, el técnico protésico realizará una prueba en cera, que el dentista probará en la boca del paciente para comprobar que la férula de descarga se va a adaptar perfectamente a la boca del paciente.

Después de esta paso, se confecciona la férula definitiva en resina dura transparente con todos los parámetros individuales del paciente.

El dentista, colocará y adaptará la férula de descarga, en boca hasta que el paciente se sienta cómodo con ella.

 

¿Para qué sirve una férula de descarga?

La férula de descarga nos permite relajar los músculos mandibulares (superiores e inferiores) evitando así apretar o rechinar los dientes unos contra otros.

Mientras se  está usando la férula, lo dientes no contactan entre sí y se mantienen en su posición correcta, gracias a la guía canina que el dentista establece en cada caso.

Con el uso de la férula de descarga evitamos el desgaste de los dientes, la tensión muscular de la mandíbula y los dolores de cabeza y oídos.

Generalmente se prescribe su uso nocturno, pero en algunos pacientes es necesario que se utilice durante el día también, sobre todo en los momentos de mayor tensión. Por ejemplo, mientras se trabaja.

Recomendación: desde el Gabinete de Odontología Fernando Soria, nuestra clínica dental en Madrid, te recomendamos que acudas a una clínica dental especializada si eres bruxista y crees que necesitas una férula de descarga.

Recuerda que deben ser confeccionadas de forma individual y personalizada.

 

¿Cómo se usa una férula dental?

Como comentamos anteriormente, en la mayoría de los casos las férulas de descarga se usan por las noches ya que es cuando estamos en un estado de inconsciencia y no podemos controlar el acto de apretar los dientes.

Sin embargo, es muy importante que sea el especialista en bruxismo quién indique el uso de este aparato dental, porque en muchos casos es necesario utilizarlo también durante el día.

La férula de descarga necesita un período de adaptación que durará unos pocos días y en algunos pacientes es necesaria alguna visita de retoques de la férula para que encaje bien.

Los primeros días se puede experimentar una leve presión sobre los dientes que irá desapareciendo con el uso y el pasado de los días.

 

Duración de la férula de descarga

Las férulas de descarga o Michigan tienen una duración no superior a los 5 años, siempre que se cuiden de forma correcta y se visite al dentista una vez al año como mínimo para controlar que siga cumpliendo su correcta función.

A partir de ese tiempo, será recomendable confeccionar una nueva férula de descarga.

Muy importante: cuando nos excedemos de ese tiempo, debemos ser conscientes que la férula pierde su eficacia, y que por más que la sigamos usando, el bruxismo podrá seguir avanzado.

Cuidado de la férula dental

La higiene de la férula de descarga es muy sencilla. Debemos cepillarla todos los días con agua y un jabón neutro después de su uso.

Para un mejor mantenimiento recomendamos meter la férula de descarga, una vez por semana, en una vaso con agua y una pastilla para limpieza de las prótesis dentales. Así eliminaremos los restos de saliva y alimentos evitando un mal olor de la férula y un mal aliento en nuestra boca.

Muy importante: al estar confeccionada en un material rígido y duro debemos evitar que se nos caiga ya que se puede partir en dos. Si ocurre esto deberemos confeccionar una férula nueva ya que no será posible pegarla.

 

Te animamos a que hagas un autodiagnóstico de tus síntomas para determinar si eres bruxista o no.

Estaremos encantados de poder ayudarte o resolver cualquier  duda que te surja sobre este tema.

Contacta con nosotros en el 91446136 / 610427978 (whatsapp), en el mail atencionalpaciente@fernandosoria.com o en nuestro formulario web.