¿Te sangran las encías? Por qué y cómo solucionarlo.

Es posible que no notes dolor en las encías pero hayas observado un sangrado frecuente, por ejemplo en el momento del cepillado dental o al pasar el hilo entre los dientes. Aunque no te provoque molestias, el sangrado de las encías es un indicador que nos advierte que existe un cierto grado de inflamación y no debe ser ignorado.

Unas encías sanas no deben sangrar y deben mostrar un color rosa pálido. Las encías dañadas (las que sufren enfermedades periodontales) muestran un aspecto más rojizo, están inflamadas y sensibles y sangran con facilidad.

Enfermedades periodontales.

Si te encuentras en esta situación, es muy importante que consultes con un especialista para determinar cuál es el grado de gravedad de la enfermedad periodontal en tu caso. Fundamentalmente, podemos distinguir:

Gingivitis: existe inflamación y sangrado por la presencia de bacterias dentro de la encía. Pero la enfermedad no llega al hueso. Es importante tratarla para que no derive en el siguiente estadio de las enfermedades periodontales.

Periodontitis: se ha llegado a producir cierto grado de destrucción del hueso que soporta al diente. En esta etapa, se puede producir la movilidad de los dientes e incluso su pérdida en un plazo de tiempo corto si no se trata adecuadamente.

Origen de la problemática.

La enfermedad periodontal se relaciona con múltiples causas:

  • no mantener una higiene dental adecuada permitiendo la proliferación de bacterias.
  • predisposición por influencia de otras enfermedades como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares.
  • el tabaquismo
  • cambios hormonales, como los que se producen durante el embarazo o la menopausia.
  • otros factores: predisposición genética, prótesis mal ajustadas, el padecimiento de bruxismo, uso de ortodoncia fija…

Poniendo soluciones al sangrado de encías.

En primer lugar, es fundamental que recuperemos hábitos adecuados de higiene. En ningún caso se debe abandonar el cepillado dental pero es importante que se realice de forma adecuada y con un cepillo de dureza media. También es importante incluir el uso del hilo dental en nuestra rutina al menos una vez al día. Tu dentista puede ayudarte a asegurar que realizas adecuadamente la limpieza de tu boca para evitar la formación de placa bacteriana.

Si la situación se encuentra en un grado de avance de la enfermedad periodontal, es indispensable que acudas a una cita con el especialista que pueda evaluar tu caso y hacer un diagnóstico, así como recomendarte el tratamiento más adecuado. En la Clínica Dental Fernando Soria contamos con expertos en Periodoncia para poder atenderte con todo el rigor y la aplicación de la más avanzada tecnología en el estudio periodontal (Sonda Florida). Para conocer más acerca de los tratamientos periodontales, te invitamos a visitar nuestro artículo dedicado a la periodontitis.